El ocaso de Tikal

Tikal es probablemente la ciudad de la civilización maya con la historia más apasionante. Sus orígenes se remontan al siglo IV a. C. y su abandono sucedió a finales del siglo X d. C. Todo parece indicar que probablemente su época de esplendor se situó entre los siglos III y V d. C., cuando se extendió por el sur hasta la actual Copan (Honduras). El análisis de los yacimientos sugiere que el motivo del ocaso de Tikal y sus alrededores se debió a la superpoblación; el área sufrió una gran deforestación, erosión y la perdida de nutrientes originó una rápida disminución de la población lo que derivó en una pérdida de su autoridad central y un posterior abandono. Fue declarada patrimonio de la humanidad en 1979 y quizá algunos recuerden que fue utilizada como escenario en el episodio IV de la guerra de las galaxias (1977) ;).

Panorama Tikal

De regreso en Rio Dulce decidimos empezar a tomarnos en serio lo de ahorrar; preguntamos en la estación de autobuses y a los 20 minutos nos subimos en un autobús de locales rumbo a Flores (70Q). Se trata de una ciudad emplazada a orillas del lago Peten Itza cuyo casco histórico se sitúa en una isla un poco turística pero con bastante encanto. Para nuestro asombro el autobús nos dejó a las afueras de la ciudad, por lo que tuvimos que caminar unos 3km con las mochilas hasta que cruzamos el puente que da acceso a la isla. Hicimos una pequeña parada en la oficina de información para enterarnos de cuales eran las conexiones con Tikal y Cobán, y fuimos preguntando precios de hostales hasta uno que nos había recomendado una amiga de Marina: Hostal Doña Goya (50Q por persona en dormitorio compartido). En el mismo hostal nos ofrecieron llevarnos con un shuttle a la mañana siguiente a Tikal (70Q), y viendo que solo era 10Q más caro que el autobús de línea y que nos recogían en la puerta del hostal, no dudamos en reservarlo. De igual forma reservamos también allí un shuttle a Cobán para el próximo día, ya que nos convencían más los 100Q que costaba frente a los 80Q del autobús más la caminata de 3km con las mochilas. Hecho esto salimos a comer; preguntando a unos locales nos recomendaron un restaurante llamado “Jardin Maya”, cercano a la entrada de la isla, donde por 20Q comimos estupendamente. Pasamos la tarde lavando ropa y salimos a cenar y a tomarnos una cerveza a un restaurante cercano a nuestro hostal que tenía una azotea con vistas al lago.

IMG_0697

Nos despertamos de madrugada para coger el shuttle a las 4:30am y ser de las primeras personas en entrar al parque (150Q para los extranjeros y 25 para los locales….nos quedamos: ¿¿¿what???). Los guías no eran precisamente más baratos y preferimos aventurarnos por nuestra cuenta en el parque. Estuvimos bastante tiempo caminando solos por los caminos que se abrían entre la jungla, ¡el recinto era enorme! Las primeras ruinas que vimos no nos parecieron muy sorprendentes, la mayoría estaban parcialmente cubiertas por vegetación o tierra, hasta que llegamos a una pirámide (templo V) en la que por su parte lateral se podía subir por unas escaleras hasta la cima. Desde allí había una bonita vista panorámica y se divisaban un par de templos entre la selva. Una vez abajo nos dirigimos hacia el templo IV. Nos pareció increíblemente bien conservado, hicimos un montón de fotos y tuvimos la oportunidad de ver de cerca a uno de los animales que poblan las ruinas: el pizote. De allí caminamos hasta la Plaza central; cuando vimos los templos I, II y III exclamamos: ¡esto sí que es lo que esperábamos! La vista panorámica era increíble, y aunque había bastante gente tampoco llegaba a ser demasiada. En ese momento nos enamoró Tikal.

IMG_0770               IMG_0773

De regreso a Flores dimos un paseo por la isla y descubrimos unos puestos de comida callejera en el extremo oeste, a la orilla del lago, cuyos precios y variedad nos hicieron quedarnos a cenar. Después de unos cuantos tacos, una quesadilla y un par de trozos de tarta nos dirigimos hacia el hostal con el propósito de descansar puesto que al día siguiente nos esperaba un largo viaje a Cobán. Allí pasaríamos una noche antes de dirigirnos a Chichicastenango (conocida como “Chichi” por los locales), para posteriormente intentar abordar el Lago Atitlán por el pueblo de Panajachel. Lo mejor aún estaba por llegar.

2 pensamientos en “El ocaso de Tikal

  1. Vull respirar HISTÒRIA! Quina enveja! M’encanten les fotos! Vull veure més, més i més!
    Jorge cuídame a la niña que todavía es pequeña y tengo miedo que se pierda! Molts petonets als dos desde Reus! Núria, Sergi i Tani! T’enyorem…

    Le gusta a 1 persona

    • No te preocupes Nuria que le he puesto un cascabel para escucharla cuando se aleje :). Ya iremos subiendo fotos entre aqui y Facebook para que nos vayais siguiendo un poco. Espero que esteis todos genial y muchos besos de los dos!! Nos vemos a la vuelta!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s