Isla de Pascua: Lo que nadie te ha contado

Isla de Pascua (Rapa Nui) es una isla perteneciente a Chile y ubicada en uno de los vértices del triángulo polinesio, en medio del Océano Pacifico. Su población ronda los 6000 habitantes de los cuales 2000 son rapanui, 2000 son del “conti” (como ellos llaman a los chilenos) y 2000 extranjeros. Prácticamente toda esa población se aglutina en torno a Hanga Roa, el único núcleo urbano de la isla.

El atractivo de la isla reside en su ubicación remota, su belleza natural y sobre todo en su cultura ancestral.

IMG_5426

Algo de historia

Según la tradición oral, los primeros pobladores de la isla llegaron huyendo del hundimiento de un continente o isla llamado Hiva. Se estima que esto ocurrió entre el S. X y S.XIII. Existen varias teorías pero la más aceptada y contrastada con estudios de ADN viene a decir que dichos habitantes provienen de la Polinesia Francesa, probablemente de las Islas Marquesas.

La sociedad rapanui, gobernada por el Airiki, estaba muy estratificada. Existían 10 clanes que se repartían el territorio aunque la mayor parte vivía en el interior, cerca de las zonas de cultivo.

En el litoral, sobre todo, establecieron sus centro religiosos, políticos y ceremoniales donde rendían culto a sus ancestros, casi deificándolos, representados por los moais. Bajo ellos se encontraban los ahú (altares donde en ocasiones guardaban restos de sus antepasados).

IMG_5339

En los años 1200-1500 la población creció rápidamente, lo que llegó a colapsar la sociedad debido a la falta de recursos naturales. En los siglos posteriores se desató una guerra civil para competir por los pocos recursos restantes, los diferentes clanes se ocultaban en cuevas para defenderse de los atacantes y llegaron a caer incluso en el canibalismo.

El primer avistamiento de la isla por un europeo lo realizó un pirata británico en 1686, dándole el nombre de “Tierra Davis”, en honor a su propio apellido. Posteriormente fue redescubierta por un holandés el 5 de Abril de 1722, en víspera del día de Pascua de Resurrección; de ahí su actual nombre.

En 1770 el Virrey de Perú mandó una expedición que tomó posesión de la Isla en nombre de la corona español y bautizándola como “Isla de San Carlos”. Dichos barcos regresaron a Perú con unos 1400 isleños para venderlos como esclavos y dejaron algunas enfermedades traídas del continente que de igual forma diezmaron la población sobremanera.

En 1888 Chile consiguió firmar un tratado para que la isla le cediera su soberanía, pero los habitantes se reservaron el derecho a la tierra. Debido a este fracaso en la colonización el gobierno chileno optó por arrendar las tierras (con pobladores incluidos) a una empresa británica dedicada a la producción de lana. A inicios de 1964 se produjo el levantamiento de los nativos en el cual tuvo que mediar el gobierno chileno anexando el departamento de la Isla de Pascua a la provincia de Valparaiso para su control administrativo.

En los últimos años del siglo XX tuvo lugar muchos enfrentamientos entre los habitantes y el gobierno chileno que se resolvió finalmente con la promulgación de la Ley Indigena de 1993, tras la cual se fueron entregando parcelas individuales a las familias de la isla.

Desde entonces los pascuenses buscaron una autonomía administrativa y ser considerados un territorio especial inserto en Chile, lo que posteriormente se logró reformando la constitución chilena en 2007.

IMG_5445

 

La cruda realidad

Hablando con gente que vivía allí, chilenos y locales, llegamos a entender la verdadera realidad de esta isla. Podríamos resumir en pocas palabras diciendo que el gobierno de Chile intenta mantener a los rapanui contentos, mientras que ellos luchan por preservar sus raíces.

Los rapanui no se sienten chilenos y consideran que los continentales les están arrebatando cada vez más su identidad, lo que genera muy a menudo tensiones entre ambas partes. La policía chilena se encuentra en la isla con una labor meramente testimonial, solo hay una media docena de ellos y cuando hay algún problema no se suelen meter mucho porque suelen salir mal parados.

IMG_5269

Históricamente han sido un pueblo guerrero, con mucho carácter, cosa que se puede comprobar cuando se conoce a alguno de ellos. Al conversar resultan algo bruscos en sus gestos, lo que a veces resulta un poco intimidante (sobre todo la primera vez que se habla con ellos). A pesar de esto son personas extremadamente amables (aunque los jóvenes suelen ser más rebeldes) y les encanta dialogar con extranjeros.

En varias ocasiones en los últimos 10 años han tenido que acudir fuerzas especiales chilenas a sofocar revueltas. Una de las últimas ocurrió unos meses antes de que nosotros llegáramos, fue cuando los rapanui ocuparon los recintos administrados por la CONAF que pertenecen al Parque Nacional de Rapa Nui: Orongo y Ranu Raraku. Como otras veces que han ocupado recintos públicos en esta ocasión también acusaban al gobierno chileno de estar convirtiendo la isla en su parque de atracciones particular. Tras varios días en los que los turistas no podían acceder a estos recintos el gobierno tuvo que enviar a los militares para recuperar el control de la situación.

 

 Peculiaridades

La posesión de la Tierra

Las leyendas cuentan que el rey Atamu Tekena tomó un trozo de hierba con tierra adherida, separó ambas partes y se quedó con la tierra a la vez que entregaba la hierba a los chilenos. De esta manera se cedió la soberanía a Chile pero se conservó el derecho sobre sus tierras.

En la actualidad la única forma de poseer un pedacito de tierra en esta preciosa isla es casándose con un rapanui. La única parte mala de esto es que muchos locales al tener una fuente de ingresos mensual fija, procendente del alquiler de sus tierras a continentales o extranjeros, no tienen la necesidad de trabajar. De esta forma, indirectamente, el gobierno chileno mantiene el control de la isla, cada vez los rapa nui son menos autosuficientes y más dependientes del continente.

IMG_5475

Ausencia de cultivos

A pesar de que la tierra es perfectamente fértil, en nuestra visita a la isla lo único que pudimos encontrar fueron plataneros, aunque también nos dijeron que había bastantes aguacateras y algún que otro árbol frutal más.

Los rapanui se han acostumbrado a que el gobierno chileno les suministre todos los alimentos necesarios a través de un barco que llega a la isla 2 veces al mes, tras 9 días de travesía. Los precios son mucho más altos que en el continente pero se puede encontrar de casi todo. Una muestra más de la creciente dependencia con el continente.

Poca variedad de alimentos

Es totalmente aconsejable, para ahorrar bastante dinero, hacer la compra en Santiago de Chile antes de embarcarse en el avión. En la isla no suele haber mucha variedad y suelen escasear las verduras, frutas y carnes sobre todo, aunque los locales suelen vender algunas cosas en un mercadillo que montan los domingos en el centro de Hanga Roa.

La pesca aunque no es masiva sí que se realiza en la isla, lo único que se encuentra en las cercanías es el atún. Nosotros tuvimos la suerte de que nuestro anfitrión de Coachsurfing (Rafa) nos preparara un suculento ceviche pascuense, la peculiaridad que tiene es que no se espera a que el pescado repose con el limón, se come en el acto (crudo).

Promoción del deporte

Los rapanui son una etnia históricamente guerrera, muy atlética y preocupada por su físico, ya que es su seña de identidad. Al haber pocas mujeres en comparación con los hombres la competencia es muy grande y el físico marca la diferencia.

Por ello el gimnasio de Hanga Roa es gratuito para todos los habitantes de la isla. Una forma más de tener contenta a la población.

IMG_5495

La educación

Los pascuenses a lo largo de los años se han visto en la obligación de aprender español aunque entre ellos se siguen comunicando en rapanui. En las escuelas se enseña fundamentalmente en rapanui aunque hay alguna que enseña también en español.

En la Isla de Pascua no hay universidad o sea que si quieren ampliar sus estudios se tienen que desplazar al continente. Nos contaba la gente que vivía allí que cuando regresan a la isla (si es que regresan) vuelven con la mente más abierta y menos combativos.

Trabajo

Debido al creciente auge del turismo en la isla, cada vez es más necesaria la mano de obra, sobre todo en el sector hostelero. Es muy fácil encontrar trabajo, sobre todo si se sabe hablar algo de inglés.

Los salarios son altos y es fácil ahorrar a pesar de que el precio de los alquileres y de la comida es igualmente elevado.

Vicios

Es especialmente llamativo el consumo de bebidas alcohólicas, sobre todo whisky, y marihuana en la isla. Nos resultó muy curioso ver como era una misión casi imposible conseguir ciertos alimentos esenciales (no pudimos encontrar limón natural para el ceviche) y sin embargo cervezas, vino y otras bebidas alcohólicas había en todos los supermercados y en grandes cantidades.

 

Anécdotas

Aterriza como puedas

Una de las cosas curiosas que probablemente nadie conoce cuando viaja a la Isla de Pascua es que tiene el único aeropuerto del mundo que no tiene “plan B”, es decir, no hay ningún aeropuerto cercano a donde redirigir los aviones en caso de emergencia. Pasado cierto punto en el vuelo no hay marcha atrás, hay que aterrizar en la isla si o si.

Como nos contó un trabajador de LAN, en una noche de los años 80 la isla completa se quedó sin suministro eléctrico, en el preciso momento que un avión estaba en camino desde Santiago de Chile. El avión había pasado ya ese momento de no retorno, por lo cual había que aterrizar aunque fuera a oscuras o bien intentar un aterrizaje en el mar. Gracias a la reacción rápida de las autoridades consiguieron sacar a una gran cantidad de pascuenses de sus casas y hacerles meter sus coches en el aeropuerto para iluminar la pista de aterrizaje. Un vuelo de emociones fuertes, sin duda.

No hay que darles cuartel

En la isla hay dos discotecas, una delante del aeropuerto y otra en la carretera que lleva a Anakena, a las afueras de la ciudad. Por lo que nos contaron, parece ser que unos meses antes de nuestra llegada unos militares en prácticas fueron a una de ellas y tuvieron una discusión que llegó a las manos con un grupo de locales. En ese momento ganaron y regresaron tranquilamente a su cuartel sin esperarse que los vencidos fueran, junto con muchos rapanui mas, a buscarles allí. Parece ser que recibió palos hasta el oficial al cargo, que nada tenía que ver con el altercado. Al día siguiente nadie denuncio nada.

Los rapanui, por lo que nos contaron, son muy correctos de día pero cuando beben sacan a relucir su faceta más violenta. Mejor no buscar problemas en las discotecas, que la isla es muy pequeña para escapar.

porcaminosperdidos

Las palmeras polinesias de Anakena

La playa de Anakena tiene un encanto especial, será por la arena blanquecina que la cubre, por los moais ancestrales que la presiden o por las palmeras que le dan cierto encanto tropical. Lo único que desconcierta de todo esto es que en el resto de la isla no hay palmeras. Parece ser que fueron traídas de la Polinesia Francesa para darle más atractivo turístico.

Anécdota histórica

Una de las historias que se transmiten de boca en boca en la isla y que a nosotros nos resultó particularmente curiosa fue la que nos contó un hombre que nos levantó “haciendo dedo”.

Cuando llegarón los peruanos a la isla trajeron consigo 3 cruces que colocaron en los acantilados del Poike para tratar de evangelizar la isla. En su partida hacia el continente volvieron la vista atrás y vieron desde su barco como los rapanui les decían adiós con la mano mientras las 3 cruces habían desaparecido de su lugar.

Actualmente como recuerdo de esas 3 cruces se colocaron otras tantas en lo alto de un volcán cercano a la cantera de Puna Pau.

IMG_5468

 

Secretos

Avioneta que sobrevuela la isla

Todos los días por la mañana hay un piloto que realiza practicas (para acumular horas de vuelo) sobrevolando la isla en una avioneta. Si se habla con él se puede conseguir que lleve a una única persona en su vuelo, momento perfecto para tomar fotografías aéreas de los volcanes de la isla.

Trekking alternativo a Orongo

Aunque prácticamente todos los turistas suben caminando o en coche desde la ciudad hasta Orongo (yacimiento arqueológico en la cima del volcán Rano Kau), es mucho más impresionante caminar desde las ruinas de Vinapu hasta allí. Se camina cerca de acantilados rodeando todo el cráter por la otra parte (mucho más bonita) y las vistas a Motu Nui son mucho mejores.

Panorama volcán Rano Kau-2

Acampar en la isla

Aunque en la isla está prohibida la acampada libre, ya que en su gran parte pertenece al Parque Nacional Rapa Nui, hay algunos campings en los que está permitido. Además hay un par de lugares más en los que se hace “la vista gorda”. Uno de ellos es en la playa Anakena, no sobre la arena sino en la parte derecha de la misma, donde hay una arboleda.

El otro es en los acantilados del volcán Poike. Dicho terreno está rodeado por una valla, si se quiere pasar hay que hablar con el dueño de la casa para que permita la entrada y comentarle vuestra intención de pasar la noche allí.

Pesca nocturna

Otra cosa que la gente que vive allí intenta hacer es salir una vez a pescar atunes con locales. Cuando se conoce a algún pescador de allí se le puede preguntar, ya que están muy abiertos a que les acompañen. El único inconveniente es que suelen salir a medianoche y no regresan hasta la mañana siguiente, lo que hace que estén unas 8h perfectamente en alta mar. Mejor prevenir llevándote pastillas para el mareo.

IMG_5338

Llegar a la isla en barco

No solo se puede llegar a la isla en avión. También se puede ir en uno de los 2 barcos cargueros que parten desde Valdivia cada mes. Son 9 días de travesía por un precio mucho más asequible que el de un billete de avión.

Amanecer en Tongariki

Aunque la mayor parte de la gente alquila coche o motocicleta para recorrer la isla nosotros podemos asegurar que no es necesario, hicimos dedo todo el tiempo y fue una experiencia increible, hicimos amigos y hablando con los locales conocimos más su cultura.

Incluso para ver el amanecer en los 15 moais de Tongariki son muchos los coches que salen desde Hanga Roa, no es difícil que te levanten. Después de verlo una buena idea puede ser ir a la cantera de los moais (Rano Raraku), al estar muy próxima puede ser el momento perfecto. En teoría abre a las 9 de la mañana pero nosotros llegamos a las 8 y hablando con el guarda nos dejó pasar y ¡¡tuvimos el lugar entero para nosotros!!.

IMG_5402

Si te gusta el contenido no dudes en darle al “me gusta” en Facebook: “Por caminos perdidos”, y acompañarnos en nuestra aventura alrededor del mundo 🙂

 

8 pensamientos en “Isla de Pascua: Lo que nadie te ha contado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s