Que ver en Chiloé: 6 lugares imprescindibles

La Isla Grande de Chiloé, también conocida como “la isla mágica”, es un rectángulo de 250 km de longitud por 50 km de ancho que forma parte del archipiélago del mismo nombre, constituido por 30 islas. Su geografía fundamentalmente llana está salpicada de diversos poblados con casas de madera de colores muy vivos. Los chilotes, mezcla de colonizadores españoles y del pueblo huilliche, son sus mejores embajadores, tan pronto como llegues te harán sentir como en casa.

IMG_5063

Sus principales ciudades son Ancud, Castro y Quellón, que junto con Dalcahue son los principales puntos de partida para conocer la isla. Lo que le confiere ese carácter tan pintoresco es sin lugar a duda la presencia de palafitos y sus iglesias de madera, 16 de las cuales han sido declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO.

IMG_5050

Además de disfrutar de su gastronomía, mitología y festividades hay ciertos lugares de obligada visita cuando se quieren pasar 3-4 días recorriendo esta joya del territorio chileno.

 

1. Castro

Es la capital y la ciudad más importante de la isla, con una población aproximada de 40.000 habitantes. Nosotros la utilizamos como centro de operaciones, llegamos hasta ella “haciendo dedo” desde Puerto Varas y pasamos las 3 noches que estuvimos en Chiloé allí. Un lugar verdaderamente precioso.

Su encanto reside fundamentalmente en sus palafitos, palabra derivada del italiano palafitta que se usa para designar a aquellas viviendas apoyadas en pilares o estacas y construidas sobre aguas tranquilas. Sus vivos colores son su seña de identidad y el vaivén que se deja sentir cuando se entra en uno de ellos es algo que merece la pena experimentar. Los palafitos más llamativos se encuentran en la zona de Gamboa y en la entrada por la Panamericana 5 Sur a la ciudad.

IMG_5057

Merece de igual forma mucho la pena perderse por su centro histórico y admirar su catedral, al igual que comer en las cercanías del Mercado Municipal Lillo o curiosear en la Feria de artesanías cercana a éste. En la parte trasera del mercado hay algunos restaurantes en los que se sirve menús con pescado por unos 3.000-3.500 pesos. En un lateral de la feria de artesanías también podemos encontrar pescaderías, en las que se vende pescado y marisco fresco al que le pueden añadir una salsa para comerlo en el momento.

IMG_5037

 

2. Dalcahue

Es una escapada obligatoria desde Castro debido a su cercanía. Aunque lo mejor para recorrer la isla es disponer de medio de transporte, se puede tomar fácilmente un autobús muy económico desde la Terminal municipal de buses de la Calle San Martín que te dejará allí en una media hora. Lo mejor es aprovechar el trayecto para visitar la isla de Quinchao gracias al ferry que les une. Su puerto es la zona más bonita del pueblo y donde se puede disfrutar de una excepcional comida a base de pescado y marisco.

IMG_5086

 

 3. Achao

Es el pueblo más importante de la Isla de Quinchao, a una hora y media en autobús desde Castro. Se trata de una localidad muy tranquila en la que merece la pena visitar la Iglesia Santa María de Loreto (Patrimonio Mundial por la UNESCO), que suele abrir solo por la mañana, y su costanera.

IMG_5074

 

 4. Chonchi

A solo una media hora de Castro tenemos otra de las iglesias más famosas de Chiloé y Patrimonio Mundial por la UNESCO. Su costanera también es muy tranquila y bonita, en ella hay algunos restaurantes donde se puede comer pescado y marisco a buen precio.

IMG_5142

IMG_5145

 

 5. Ancud

Aunque la mayor parte de los turistas pasan una noche en esta ciudad para poder ir a la pingüinera de Puñihuil (a 27 km) nosotros, como ya habíamos estado en la Isla Magdalena de Punta Arenas (ver articulo aqui), decidimos no visitarla. Los precios de los tours rondan los 4000 pesos para niños y los 6000 para adultos.

Lo que si hicimos es pasear por el centro y el puerto y visitar el Fuerte Ahui, uno de los últimos bastiones hispanos de América del Sur creado en el periodo dependiente al Virreinato de Perú.

IMG_5147

 

6. Parques Nacional de Chiloé y Parque Tantauco

Cucao es la puerta de entrada al Parque Nacional de Chiloe, desde la Terminal Municipal de buses de Castro salen autobuses muy a menudo hacia allí. Tiene 2 sectores principales que son Chepu y Abtao. Entre otros animales se pueden encontrar merodeando por la zona: el zorro chilote, el monito del monte de Chiloé, el ratón topo de Chiloé y la nutria marina. El precio es 1500 pesos para adultos y niños gratis.

 

~gm62AF

Muy cerca de allí se encuentra el Muelle de las ánimas, donde los chilotes cuentan que además de los sonidos producidos por el mar al romper contra las rocas, se escuchan escalofriantes lamentos, llantos y súplicas de las almas en pena que vagan por esa zona. Estas llaman al balsero Tempilcahue para que las lleve hasta el lugar de su descanso eterno. La leyenda dice que si alguna persona las llega a escuchar y se comunica con ellas, la muerte la buscará al pasar un año para ser un nuevo espíritu que forme parte de las Ánimas de Cucao.

El Parque Tantauco es la parte más salvaje de Chiloé, de difícil acceso si no se dispone de coche o se contrata un tour ya que no van autobuses hacia allí. Lugar ampliamente documentado por Charles Darwin es uno de los 35 lugares con mayor biodiversidad del mundo, por lo que se está teniendo muy en cuenta su preservación. Hay senderos de todas las dificultades que acercan más la naturaleza al visitante.

IMG_5029

 

Alojamiento

Palafito de mar

Situado en la Calle Pedro Montt, en el borde costero de la Bahía Punta de Choros en la ciudad de Castro, Palafito de Mar nos permitió alojarnos sobre las aguas del Pacífico y sentir el vaivén de sus mareas.

Construido con madera nativa dispone de un ambiente increíblemente acogedor. Cuenta con 6 suites dobles y 1 triple, todas ellas departamentos con terrazas propias con vista al mar, islas y fiordos tan característicos de la geografía de Chiloé. Decorado con tonos tranquilos y materiales de la zona, combina la materialidad de su tierra con los colores del mar y su entorno natural, acentuando la disposición al descanso.

Nos enamoramos completamente de aquel lugar, no paramos de hacer fotos desde el primer momento que lo pisamos. Probablemente el mejor alojamiento en el que hemos estado nunca, con un personal encantador y totalmente servicial. No es la opción más económica en la zona pero vale cada peso que se paga por él.

 

Hospedajes

Si se busca una opción más económica existen varios hospedajes al final de la calle del mercado. En el 202 de la Calle Eusebio Lillo encontramos el mejor relación calidad-precio, una casa azul con un letrero de “Hospedaje” en letras rojas. Por cada una de las 2 noches que pasamos allí en una habitación privada nos cobraron 12000. La dueña es encantadora y el lugar está limpio, no se puede pedir más por ese precio.

 

Si te gusta el contenido no dudes en darle al “me gusta” en Facebook: “Por caminos perdidos”, y acompañarnos en nuestra aventura alrededor del mundo 🙂